Astell&Kern AK240, el reproductor de audio portátil definitivo

Astell&Kern AK240, el reproductor de audio portátil definitivo

En Astell&Kern creen haber dado con el santo grial de los reproductores de música portátiles, mostrando la que probablemente sea la solución más completa que hemos visto en años.

Los smartphones se han adueñado del mundo, y hay poco que podamos hacer para cambiar eso. En su crecimiento muchos otros artículos que llenaban nuestra vida han sido perjudicados, siendo ese el especial caso de gadgets como cámaras compactas, de ordenadores tradicionales, y muy particularmente de los reproductores de música portátiles.

Ya hace algunas semanas Felipe nos hablaba de los pros y contras de tener un reproductor de música portátil en los tiempos que corren. Pese a que los smartphones ya pueden suplir todas las funciones de estos gadgets, no son pocas las razones por las que sigue valiendo la pena tener uno dedicado. Entre esas razones, destaca especialmente la posibilidad de tener audio de alta calidad sin tener que sacrificar la batería de nuestro móvil.
Lo mejor del mercado, pero solo unos pocos se lo podrán permitir.
La gente de Astell&Kern tiene una apuesta muy interesante en este sentido. Se trata del Astell&Kern AK240, un reproductor de música que seguramente enamorará a todo audiófilo que se precie, y cuenta con todas las herramientas necesarias para perfilarse como el rey absoluto entre los reproductores de música portátil HI-Fi.

En una solidad carcasa de aluminio la gente de Astell&Kern ha empotrado un par de DAC, esto con la finalidad de mantener bien diferenciados el canal izquierdo del derecho. En lo que al almacenamiento se refiere, no te quedarás corto con sus 256 GB que pueden ser ampliados hasta los 385 GB gracias al uso de memorias externas. El resto del conjunto se completa con una pantalla WVGA AMOLED de 3,3 pulgadas, conectividad WiFi y una batería de 3250 mAh que seguramente nos asegurará más que suficiente autonomía.

Lamentablemente, el gran Handicap es el precio, y es que pese a que difícilmente encontraremos algo similar con mejor calidad de audio, a menos que te sobre el dinero, 2.000 dólares se nos antoja demasiado.