Adafruit PiTFT, la pantalla táctil que Raspberry Pi necesitaba

Adafruit PiTFT, la pantalla táctil que Raspberry Pi necesitaba

Dos años después de su lanzamiento, el éxito de Raspberry Pi es innegable. Todos los días aparece un nuevo e interesante proyecto basado en la placa, y aquí tenemos una pieza cortesía de Adafruit que ayudará muchos otros de esos proyectos.

No dejan de sorprendernos la infinidad de aplicaciones prácticas que desarrolladores y aficionados al rededor el mundo encuentran para tecnologías fantásticas como Arduino y Raspberry Pi, y siempre es grato encontrar alguna que llama especialmente la atención, como ese tablet hecho a partir de un Raspberry Pi del que les estuvimos hablando hace algunas semanas.

Muchos de esos proyectos, suelen requerir el uso de una pantalla táctil. Lamentablemente, las tecnologías detrás de ese tipo de pantallas raramente son económicas, y para el usuario aficionado, echar mano a una suele ser bastante complicado, por no decir costoso. Es por eso que la gente de Adafruit, siempre dispuesta a colaborar con proyectos abiertos y educativos, se ha puesto manos a la obra en busca de una solución al problema.
No es la primera ni la mejor, pero sí la más asequible y apegada a la filosofía del Pi
El resultado ha sido el PiTFT Mini Kit de Adafruit, una completa pantalla táctil de tipo resistiva que puede ser usada con el Raspberry Pi de manera sencilla. Se trata de un panel TFT de 2.8 pulgadas con resolución de 320×240 píxeles. Sí, las especificaciones no son para tirar cohetes, pero tomando en cuenta que solamente cuesta 35 dólares, y que su clave será la facilidad de uso e integración con el económico microordenador, no dudamos que tendrá bastante éxito.

Pensando en todo, la gente de Adafruit ha añadido al Kit todas las herramientas necesarias para sacar el máximo provecho posible a la pantalla. En otras palabras, tendrás todo el software necesario para poder usar el Raspberry Pi con una interfaz gráfica táctil y tener una mejor experiencia.

No podemos negar que estamos bastante ansiosos respecto a las posibilidades que podrían encontrar los aficionados al Raspberry Pi con algo así, y es que si bien no es la primera pantalla de este tipo ni la mejor para el Pi, por ese precio abrirá muchas puertas a interesantes proyectos.