Impresora 3D imprime un esqueleto robótico que permite caminar de nuevo a una mujer

ekso suit

Las impresoras 3D se vuelven cada vez más útiles y esta vez lo demuestran ayudando a crear un exoesqueleto para que una mujer llamada Amanda vuelva a caminar.

3D Systems se ha asociado con Ekso Bionics para fabricar un exoesqueleto robótico creado con una impresora 3D, y hecho especialmente para una mujer llamada Amanda Boxtel que tuvo un accidente de ski en 1992 y quedó paralizada de la cintura para abajo. Ahora Amanda puede volver a parar y caminar gracias a la fabulosa idea y a la popularidad de las impresoras 3D en muchos campos de la medicina.

El exoesqueleto se llama Ekso-Suit y ha sido creado especialmente para funcionar con el cuerpo de Amanda. Para esto han escaneado su cuerpo en tercera dimensión y luego han digitalizado todo para crear un contorno exacto de la espina y los muslos de ella. Luego de tener toda la información, unieron algunos controles y otros objetos mecánicos creados por Ekso Bionics junto con otras piezas que fueron impresas con una impresora 3D logrando así que exoesqueleto tuviese las medias perfectas para las necesidades y el cuerpo de Amanda.

3D Systems ha estado haciendo este tipo de dispositivos personalizados para pacientes desde hace algún tiempo, estando a la vanguardia de las capacidades de las impresoras 3D. Junto con Amanda se sintieron inspirados gracias a su “increíble espíritu”, como menciona el CEO de la empresa, Avi Reichental.

Por supuesto, Amanda ha dado demostraciones de cómo funciona el exoesqueleto y la verdad es que es una pieza muy grande que comienza en la espalda, baja sosteniéndose en los muslos y tiene un lugar para calzar los pies. Para poder moverse necesita tener las manos ocupadas con bastones de cada lado de su cuerpo, lo que la hace un poco torpe aún, pero es un excelente avance demostrando que en el futuro posiblemente habrán dispositivos como estos que harán que personas paralizadas vuelvan a caminar normalmente.