Lima Va a ser La Sede Del Foro de discusión Económico Mundial Sobre América Latina El 2013

A partir de este 10 enero se inician las inscripciones para los talleres de verano que ofrece gratis la Casa de la Literatura Peruana para niños y adolescentes. En algunas partes del see this país, esta fiesta se celebra con aires de carnaval: la gente se disfraza y sale a la calle dispuesta a divertirse y bailar al ritmo de los tambores. Los tibetanos pasan los dos últimos días del año que termina preparando la llegada del nuevo.

Si algo les hace diferentes, especialmente a los vieneses, son el típico Vals de pop over to this website y el Concierto de Strauss que la Filarmónica de Viena ofrece puntualmente cada 1 de Enero. Dicen también que los japoneses empiezan el año riendo porque creen que eso trae buena suerte.

Durante los dos primeros días del nuevo año (llamado Losar) comparten comidas y regalos con la familia, honran a sus dioses y visitan a sus amigos. Los vietnamitas preparan a conciencia la llegada del nuevo año: limpian su casa de arriba abajo, sacan brillo a la cubertería de plata y saldan todas sus deudas. El día 1, BistrEau también abrirá puertas para ofrecer un primer brunch del año de lujo.

Por eso, a continuación os explico algunas curiosidades y tradiciones para celebrar Fin de Año en diferentes países sudamericanos. La celebración de Año Nuevo en Brasil es bastante diferente y mantiene una estrecha relación con el mar. Es tradición llevar ropa interior blanca (no solo limpia, ¡tiene que ser nueva!) y mucha gente se dirige a la playa.

Sin embargo, es cierto que mucha gente se viste completamente de blanco para celebrar la llegada del año junto a las olas. Además, en la playa de Copacabana, las filhas do santo (sacerdotisas africanas) suelen encender velas y echan al mar barquitos cargados de flores y regalos.

Así, el primer día de cada mes del año siguiente se enciende una de estas velas bendecidas para que traiga buena suerte. check over here Celebrar Fin de Año en Argentina significa básicamente disfrutar de un buen asado y de excelente compañía.